Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

mitad





Entre mi mitad y el agua
se esconde toda la sombra.
Duermo la noche entera
contra su espalda desnuda
y un par de palabras suyas
bastarán para sacarme
el aire de los pulmones,
los pulmones de su estuche,
las costillas de su jaula:
así se aviva el insomnio.

Entre el agua y mi hemisferio
una trinchera insondable
va escribiendo una condena:
la de la pena de suerte.
Ni se tuerce el horizonte,
ni se disipa la niebla.
Se mueve apenas, dormida,
sólo su pecho asciende
con el motor del aliento
y el combustible del sueño.

Entre el agua y mi frontera
ni duermo ni me desvelo
(alfileres en los dientes,
alacranes en las manos).
Hasta hace poco, el otoño
era una soga colgando
de la bisagra del tiempo.
Todo recobra la calma
si me agarro a su cadera.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 27, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 495 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: