Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

que pase


 

_

Si quieres, podemos mirar
cómo se descalabra la luna
detrás de los edificios.
Podemos apoyar las manos
en la baranda de hierro
de la terraza, irnos
acercando, poco a poco,
y ver qué pasa.

No hablo de nada más
que de eso, de dejar
que el viento templado
—esa promesa de
primavera prematura—
nos sacuda un poco
la ropa y las cabezas.
Y ver si pasa
cómo aquella noche.

Aunque abajo, en la calle,
el mundo se suicide
en primera persona;
aunque los coches
se persigan en el asfalto;
aunque las sienes y las ganas
compartan siniestro,
sin parte amistoso.

Aunque acabemos
aterrizando en la cama,
de este vuelo sin motor,
y sin piloto. Si quieres.

_

images copia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 5, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: