Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

mejores ocasiones


 

_

Suspendamos el tiempo
en el instante preciso
en el que cruje la capa de hielo
bajo nuestros pies.
Aunque solo sea para darnos cuenta
de que acelerar el tranco
nos permitirá llegar a la orilla.

Congelemos la caída de la nieve,
en el aire, antes de que se posen
los copos en el suelo.
Corramos sorteándolos, busquemos
nuestro reflejo en esos cristales.
Se entrenará así nuestra cintura
para mejores ocasiones.

No hablo de urgir la prisa,
ni de acelerar el gesto.
Mucho menos de la vorágine
densa y pegajosa de la pena
voluntaria y vírica
que contagia la ausencia,
que transmite la distancia.
Me refiero, únicamente,
a la solidificación del instante
en qué el pie avanza al precipicio,
la bala a la sien, la cuchilla a la vena,
el veneno al torrente, el faro del tren
al párpado que se cierra…
… O mi mano al botón de tu blusa.

_

stock-footage-subway-train-passing-underground-railway-road-tunnel-lights-windshield-window-view

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 11, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: