Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

sunday

________________________

_

_

_

Un domingo por la mañana
de estío prematuro,
la dibujo con los ojos cerrados,
moldeo el barro de la niebla
y de la lejanía,
y amaso su cintura
con un error insignificante.

Miro al sol unos segundos
como si no tuviera párpados:
luego los resplandores
son constelaciónes
que reverberan en su piel.

Un domingo por la mañana
y el poso del café
es una caricia enhebrada
en el labio del recuerdo:
si lo muerdo, el dolor
ayuda a definir los contornos;
si lo arranco de una
dentellada,
vuelve a crecer
como rabo de lagarto.

Un domingo por la mañana
de verano adelantado,
con el eco de un chao
rebotando en la jaula
de las costillas.

sunday_

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 17, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: