Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

Walt Disney

_

_

_

Voy en el tren. O vuelvo.
Y me asalta un recuerdo
que se había sepultado
en cualquier pliegue
de la memoria.
Yo tenía cinco, seis, tal vez,
y quería ser Walt Disney.
Dibujé un castillo. Y pregunté
a mis compañeros de aquella clase
gris de plomo y de tiempo
quién, de mayor, vendría
a vivir conmigo
a mi fortaleza inventada.
Algunos escribieron su nombre
con letra redonda y acuática.
Al cabo de unas horas
varios de ellos esbozaban
en sus cuadernos casas,
palacios, naves de tres palos,
y pasaban por los pupitres
recogiendo firmas a futuro.
Mi castillo era mucho mejor
que cualquier dibujo ese día.
Pero sólo se apuntaron cinco
junto al foso del portón.
Incluso, luego, un par de ellos
se tacharon de la lista.
Llego a mi estación,
cierro la puerta de mi segundo
sin ascensor: setenta metros
cuadrados y desiertos. Hoy sé
que Walt Disney era un cabrón
y que, probablemente,
ni siquiera está congelado.

_

eyeem-95840664.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 30, 2018 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: