Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

ahuciar

En estos días de niebla y oscuridad, cómo cualquier otro, por otra parte, conviene tener un diccionario a mano. Una cosa tan simple como ese compendio de palabras e interpretaciones, de lenguaje que conforma nuestro cerebro y nuestra alma, podría -sólo podría- ayudarnos a desenmascarar tanta mentira que hemos acabado tragando como dogmas.

A vueltas con la miseria de los deshaucios, de la expulsión de los que ya no pueden sufragar más la trampa hipotecaria y se quedan con la terrorífica deuda como único techo, abrir ese diccionario por la “d”, y buscar el término “deshauciar”, nos devuelve este resultado:

desahuciar.

(De des- y ahuciar).

1. tr. Quitar a alguien toda esperanza de conseguir lo que desea. U. t. c. prnl.

2. tr. Dicho de un médico: Admitir que un enfermo no tiene posibilidad de curación.

3. tr. Dicho de un dueño o de un arrendador: Despedir al inquilino o arrendatario mediante una acción legal.

Atroz. Sólo la tercera acepción habla de la acción legal de desposeer de un bien, mientras que las dos primeras hablan de esperanza. La raiz latina “ahuciar” significa eso: esperanzar o dar confianza. Hemos llegado hasta aquí, a santificar las deudas por encima de la esperanza, por encima de su maldita constitución, incluso por encima del hombre. En cierto sentido, el mensaje es claro: si eres de los perdedores, debes saber que vas a perder tu trabajo, tu casa, tu humanidad… pero sobre todo, vas a perder tu esperanza. Debe ser así para que quede bien claro que hoy, también, la esperanza es un bien material sujeto a contratos inmobiliarios.

Nuestra responsabilidad es no desfallecer, y convencer a todos y cada uno de los que perdieron, pero sobre todo a los que aún creen tener algo (la mayor de las mentiras), que debemos aunar voces y voluntades para gritar bien fuerte a los responsables que abandonen toda esperanza de que esto se perpetúe, para decir bien alto que, desde este momento, están deshauciados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 16, 2012 por en espectros (yo creo que...).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: