Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

piel


_

_

_

Nos gusta tomar jengibre
en infusiones. Con limón,
tal vez miel, o algún tipo de azúcar.

_
Las tazas humean un ácido leve
que bebemos entre risas.

_
No es difícil prepararlo:
sólo hay que quitarle la piel
al jengibre (parecen personas,
o muñecos deformes)
con una cuchara. Trocearlo
después y verterlo
en el agua hirviendo.
Dejarlo allí un rato, borboteando
con elzumo de los limones.

_
Luego lo endulzamos
de alguna manera
y lo tomamos bien caliente.
A veces el humo
nos entra en los ojos,
pero todo está bien.

_
Incluso parece aliviarle la tos.
y a mí la distancia.

_

gingers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 9, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: